Pedro Roldán García es Presidente de la Sociedad Cultural Gijonesa

Apocayá algamóse un importante alcuerdu pa la reforma de la lexislación llaboral. Nun ye l’oxetivu d’esti artículu tratar d’afondar nos pormenores del mesmu, sinón tratar d’enmarcalo nel contestu de lo que se vieno a llamar “la dómina de la post globalización”.

Darreo de mediu sieglu de desorde neolliberal, el contratu social fordista, nel que se desenvolvió’l denomináu Estáu del Bienestar, frañara dafechu. La ofensiva cultural y política impulsada por Thatcher y Reagan, emburriada poles teoríes económiques de los Hayek o Friedman, empecipió les polítiques de privatización de los servicios públicos y de sectores estratéxicos, punxo la política monetaria y fiscal al serviciu del capital financieru, favoreció les deslocalizaciones y quitó a la mayoría social de bona parte de los sos derechos. Los difíciles equilibrios ente’l capital y el trabayu fundieron definitivamente, tornando l’ascensor social y xenerando bien de frustración n’amplios sectores de la sociedá.

El neolliberalismu dio a la fin nun procesu d’axuntar y atropar capital, que dinamitó los consensos sobro los que s’edificaron les sociedaes occidentales.

La incapacidá pa dar respuesta a la estremadurasocial derivada de la crisis de 2008 y al desafíu de la COVID-19 punxo de manifiestu la necesidá de redifinir les relaciones sociales, construyendo un nuevu contratu social que satisfaiga los pruyimientos d’amplies mayoríes. Este tien d’encontase en trés pilastres esenciales: recuperación de derechos llaborales, progresividad fiscal y fortalecimientu de los servicios públicos.

Trátase de amenorgar la precariedá y al aprobetayamientu crónicu d’amplios sectores de trabayadores, creando un escenariu onde prime la negociación colectiva y se recupere’l pesu de les organizaciones sindicales. Los derechos llaborales nun pueden reposar nuna negociación individualizada y asimétrica, sinón que namás se pueden exercer y garantizar colectivamente dende una democratización de les relaciones llaborales nel senu de les empreses.

Precisamos una política fiscal que garantice’l preceptu constitucional de redistribución de la riqueza y sía a atayar la desigualdá y la esclusión social.

El fortalecimientu de los servicios públicos ye esencial p’afitar una efectiva universalización de derechos. Cola pandemia quedó patente que la sanidá pública ye un elementu estructural pa defendenos como sociedá.

Son imprescindibles polítiques actives en materies como les que garanticen l’accesu a la vivienda o les rellacionaes col sector enerxéticu, esenciales dambes tanto pa la garantía d’unes condiciones vitales dignes, como de cara al desenvolvimientu y viabilidá de la nuesa industria, sobre too nuna dómina marcada por fondos cambeos derivaos de la dixitalización, la descarbonizacion consecuencia de la llucha contra’l cambéu climáticu y la incorporación de nueves realidaes como los cuidaos dende una mirada feminista y de xéneru.

El protagonismu d’esti cambéu tien rebasar los tradicionales espacios de los partíos políticos, cuntando con una sociedá civil que demostró en múltiples ocasiones la so capacidá tanto pa collaborar como pa texer alcuerdos qu’ameyoren la vida de la xente.

Trátase entós d’enanchar la democracia, dende una perspectiva heredera de la meyor tradición del movimientu obreru y de les sos aspiraciones d’emancipación hasta les nueves demandes sociales del sieglu XXI.

Pin It on Pinterest

Share This
X