Nacho Muñiz ye coordinador de los ciclos de cine de la Sociedá Cultural Xixonesa

L’estrenu recién de Star Wars IX, última entrega (oxalá, nun lo creo) teórica de la interminable riestra de engarradielles interestelares, tráinos a la memoria aquellos finales de los 70 –la primer “Guerra de les galaxes” estrenada en 1977- en que se produció una artística y económicamente cruenta llucha pol poder nun Hollywood qu’intentaba renacer de les sos cenices, tres dos décades de lenta pero imparable decadencia. A un llau teníamos los nuevos mides del cine espectáculu/familiar, con Spielberg faciendo la so ruidosa apaición comercial con “Tiburón” (“Jaws”) en 1975, al que se xunió dos años depués George Lucas cola saga de marres, por non falar de “Superman” (1978). Al otru, un puñáu de directores qu’entá creyíen na posibilidá de trunfar con un cine adultu y artísticamente ambiciosu, como Scorsese, Cimino y, especialmente, el qu’entós roblaba como Francis Ford Coppola. El director de les monumentales “El Padrín” (I ya II) y “Apocalypse Now” (1979), al pie de xoyes aparentemente más modestes como “La conversación” (1974), decidió encarar un retu titánicu: resucitar el Hollywood doráu de la era de los estudios y volver llevantar una gran productora que tuviera personal técnicu y artístico baxo contratu y que se se dedicára a la producción siguida de películes; por si esto fuera pocu, el cine que saldría d’esta fábrica de suaños, llamada American Zoetrope, combinaría la comercialidá con un nivel artísticu altu. Por dicir, una feliz fusión ente lo meyor del cine americanu y del européu o asiáticu, que tanto almiraba esta xeneración de directores provenientes d’una cinefilia acérrima. Ente los nomes non americanos que dirixieron películes pal estudiu atopamos nada menos que a Godard, Kurosawa, Syberberg o Wim Wenders.

Desgraciadamente, los agoreros que víen nesti proyectu una exhibición de llocura megalómana nun tuvieron qu’esperar muncho p’asistir al so fallecimientu; cola llegada de la nueva década la siempres delicada salú económica de la Zoetrope fundió col colosal fracasu del musical de Coppola “Corazonada” (“One from the Heart”, 1982), na qu’el incontrolable xeniu empeñose en gastar unos 25 millones de dólares d’entós para recaldar nel estrenu apenes un míseru millón. El tiempu y l’esfuerzu que Coppola dedicó a esti filme malditu perxudicó, amás, el desenvolvimientu d’otres películes que se taben produciendo simultáneamente, como’l “Hammett” de Wenders, qu’acabó como’l rosariu de l’aurora. Apenes dos años dempués, en 1984, Coppola sacaba a subasta pública lo que quedaba d’aquel suañu llamáu Zoetrope.

Nun foi’l de Coppola l’únicu en fundir; Michael Cimino, que tantu prometía tres “El cazador” (“The Deer Hunter”, 1978), embarcó n’otru proyectu épicu, nesti casu un “superwestern” (el western total y definitivu, la culminación del xéneru). La película llamóse “La puerta’l cielu” (“Heaven’s Gate”, 1980), costó 44 millones y recaldó trés; la United Artists colgó’l cartelu de “zarráu por bancarrota” y foi adquirida pola Metro.

El final d’esta historia conocemoslu toos: Hollywood escaeciose de revoluciones artístiques y púnxose a fabricar en serie guerres galáctiques, marcianinos simpáticos, dinosaurios, terminators, conans y demás enxendros, con  millones de muñequinos y`parafernalia abondo. Los cines dieron en llugares d’alcuentru d’adolescentes y el públicu adultu –al tiempu que que los creadores más inquietos- acabó abellugándose nes series de televisión. Mentantu, Coppola, Cimino, Scorsese y dellos más volvieron a la corrada y siguieron les sos carreres, unes más brillantes qu’otres, sin salise de la tutela de la ortodoxia comercial.

Lo más irónico dexámoslo pal final. Al falar de Zoetrope más arriba, nun mentamos que l’estudiu tenía un cofundador al pie de Coppola: un tal George Lucas, al qu’el so amigu produxéra-y les sos primeres películes, hasta que decidió pasase al llau escuru.

Pin It on Pinterest

Share This
X