Nacho Muñiz ye coordinador de los ciclos de cine de la Cultural

Andaba yo preparando inxenuamente un artículu sobre’l cine que nos ufrió la última -y heroica, polo que se ve- edición del nuestro festival de cine cuando empezaron a llegame un ruxe-ruxe qu’apuntaba a un capítulo nuevu del culebrón nel que el paez que dellos quieren convertir la dirección del festival dende aquel llonxanu día nel que la corporación municipal nos dexó clisaos anunciando’l cese de José Luis Cienfuegos.

Foi aquella una decisión absurda, inxusta y inxustificada y, lo pior de too, errónea dafechu. Neso creo que coincidíamos todlos interesaos nel festival; la única motivación d’aquel cese foi política, supongo que siguiendo la zuna fata de desfacer tolo que’l to antecesor dexara en pie, fuere bono o malo.

Tres d’unos años de desaniciu fulminante, la mesma corporación municipal (pero yá sin dellos causantes d’aquella pifia) tentó iguar la situación y nomar a un director nuevu per medio, agora sí, del mayor consensu posible (hai que facer alcordanza equí de la presencia nel conseyu de Divertia de tolos partíos políticos con representación nel ayuntamientu y de instituciones sociales como les asociaciones culturales).

Si l’oxetivu yera iguar el dañu que se fixera daquella y que’l festival retomara la llínea que lu fixera medrar, nun paecía mala pa nada la escoyeta final d’Alejandro Díaz Castaño, una persona venceyada al festival y a la ciudá, pa escomenzar esi procesu de reconstrucción. Pa ello contábase tamién col trabayu y la entrega d’un equipu que caltuvo la casa a flote hasta nos piores momentos (nun suelen salir los sos nomes en público, pero los trabayadores del FICX bien mereceríen un reconocimientu de toos).

Desgraciadamente, nun paez que la historia terminara; como nel cine americanu, anúnciense secueles.  Col cambiu de signu nel ayuntamientu, el nuestru ximielgáu festival vuelve a ser oxetu d’engarriaes polítiques y de maquinaciones que nun tienen que ver res col cine y que pa nada van a contribuyir a la estabilización y afirmación de la que ye, sin duda, una de les principales manifestaciones de la vida cultural de Xixón y d’Asturies (y bien sabe dios que les necesitamos y tenemos cada vez menos). Sin ser casi a creyelo tuvimos que lleer nuna páxina web, que nin ye prensa nin ye especializada, un “reportaxe” sobre les supuestes bambalines del festival que, amás de ser desautorizáu polos trabayadores del FICX, nun yera otro qu’una riestra de bilordios que valen namás que pa desprestixar el eventu énte los sus incautos llectores.

Habrá que preguntase otra vuelta: ¿ye tanto pidir que dexen al Festival de Cine de Xixón fuera de les lluches y enfrentamientos políticos? ¿Fai falta poner pates arriba la ciudá cada vez qu’haya un cambiu políticu nel ayuntamientu?

Tal paez que sí, que ye pidir muncho. Namás espero que tenga que comer les mios palabras.

Pin It on Pinterest

Share This
X