Los aniversarios “reondos” (yá se sabe, esos qu’acaben en 0 o en 5) suelen ser una bona ocasión pa facer conmemoraciones que valen de sida pa falar del acontecimientu que se recuerda. La importancia de les conmemoraciones depende non tanto de la relevancia histórica del acontecimientu en sí, sinón del interés xeneralmente políticu-institucional que llevante. Xeneralmente pola so funcionalidá a efectos de propaganda política. La Historia conviértese asina nun caballu de batalla sobre’l que montase pa intentar ganar batalles del presente en forma de relatu xustificativu o impugnador de la rialidá actual.

bandera republicana federal española y bandera de Asturies

Asina, hai aniversarios que convien que rescamplen, sobre too cuando hai ganes de facer d’ellos una bona campaña propagandística, como pasó en 1988 col seiscientos aniversariu de la proclamación del Principáu d’Asturies, o en 1992 y los años previos col quinientos aniversariu de la llegada de Colón a lo que depués llamaríemos América. Nel primer casu´l gobiernu asturianu pretendía apurrir una visión histórica enforma adulzayada que fixera ver el venceyamientu de la figura del heriede de la corona castellana, y depués española, como un inmensu honor colectivu tresmitíu col pasar de los sieglos y bien cultiváu al traviés de la Fundación Príncipe de Asturias y los premios arreyaos a ella. Nel segundu, el gobiernu español pretendía esblanquiñar la llamada Lleenda Negra col envís de reconciliar a España col so pasáu y presentala como un modelu de modernidá bien enserta n’Europa pero tamién atenta a les sos antigües colonies. Como suel pasar, los aniversarios institucionalizaos siempre cunten tamién con contra-aniversarios entamaos por sectores disidentes qu’intenten apurrir una idea estremada de la oficial.

Hai tamién aniversarios marafundiaos, como’l de 1989, onde la burguesía francesa, a la de celebrar el doscientos aniversariu de la revolución perdió una gran oportunidá pa reivindicase a sí mesma por nun querer asumir el so pasáu revolucionariu, y aniversarios incómodos, como’l de la revolución del 34, onde les principales organizaciones que la entamaron (el PSOE y la UGT) opten pol silenciu incómodu yá que resulta revesoso reivindicar un pasáu revolucionariu cuando l’acción política del presente ye tan contradictoria cola historia propia. Hai aniversarios oportunos, como’l que fixo en 2011 el gobiernu italianu con motivu del 150 aniversariu de la unidá del país como un estáu modernu pa reivindicase como talu y de pasu alvertir de los peligros del independentismu padanu.

Vemos, polo tanto, que tenemos munchos tipos d’aniversarios históricos, pero quixera falar equí tamién de los non-aniversarios, d’aquellos que pasen inalvertíos, de los escaecíos porque naide s’alcuerda d’ellos. D’esos tenemos a magüeyu, obviamente, pero nun dexa d’abultar raro que pase ensin pena nin gloria unu que tamos viviendo dende hai dos años: el de la llamada “Revolución Gloriosa” de setiembre de 1868, que trexo con ella’l destronamientu de la reina Sabel II y un sexeniu de tresformaciones polítiques de les que cumplimos anguaño 150 años.

Efectivamente, el trunfu de la insurrección cívico-militar entamó una recatafila de tresformaciones qu’implicaron la victoria definitiva de la revolución burguesa n’España y punxeron al país, per un breve tiempu, como’l más democráticu d’Europa. Como resultáu del Pautu d’Ostende de 1866, los partíos implicaos nel procesu revolucionariu (progresistes, unionistes y demócrates) convocaron, a instancia de los terceros y en trunfando la insurrección, a les primeres elecciones por sufraxu universal (masculín, eso sí) de la Historia d’España, nun contestu en que nun había daquella en tol continente européu un solu estáu onde se celebraren elecciones d’esa forma. D’esi procesu salieron unes Cortes con mayoría del Partíu Progresista qu’ellaboraron la primer constitución democrática de la Historia d’España, la de 1869, que reconocía ente otres la llibertá relixosa.

La mayoría progresista-unionista de les Cortes acabó por imponer la monarquía como forma de gobiernu del país, provocando conatos insurreccionales de los republicanos que nun algamaron éxitu nengún. Llegaría asina la triste monarquía constitucional d’Amadeo de Saboya, de 1870 a 1873, condergada al fracasu dende’l primer minutu por nun topar l’apoyu de les clases revolucionaries, que queríen más de lo que’l sistema daba, nin de les conservadores, que preferíen la monarquía borbónica tradicional. Tuvo qu’encarar tamién una guerra colonial en Cuba y l’aniciu de la tercer guerra carlista, por nun falar de la incapacidá política de los sos partidarios p’afitar el réxime. Asina les coses, en febreru de 1873 Amadeo, ensin que naide-y lo pidiera, abdicaba y colaba del país, dexando un vaciu institucional que namás podía llenar la proclamación de la República por unes Cortes de mayoría monárquica.

Si la monarquía amadeísta foi triste, la república democrática acabó siéndolo más, pues tuvo qu’enfrentase tanto a los sos alversarios tradicionales como a parte de los sos partidarios, malcontentos con una república que nacía énte la hostilidá de la oligarquía y que nun podía, más que con una enorme habilidá, entamar les tresformaciones sociales prometíes y a un tiempu arreblagar pelos enormes peligros que la acechaben. Esa habilidá nun la tuvieron nin l’ala esquierda de los republicanos nin l’ala derecha, y los cuatro presidentes que se sucedieron n’once meses tuvieron qu’encarar, amás de les dos guerres heredaes, una insurrección de los propios republicanos y de claru tiente anarquista, como denunciaría Friedrich Engels, especialmente atentu a los acontecimientos españoles dende la so posición na AIT. La Constitución de 1873 nun llegó a entrar en vigor, y ehí perdióse la posibilidá de llevantar un modelu federal de clara inspiración norteamericana que reconocía a Asturies como ún de los sos 17 estaos integrantes. Perdióse tamién, ente otres coses, la posibilidá, per casi sesenta años, de facer un estáu laicu.

Los graves problemes internos de la república acabaron propiciando un güelpe d’estáu militar que trexo una dictadura que foi la vía pela que caleyaron meses depués otros militares p’hachuquinar definitivamente esa esperiencia democrática que duraba yá seis años pa traer, otra vuelta, a los borbones na persona del fíu de Sabel II, Alfonso, que sería’l XII d’esi nome.

Rialmente la recatafila d’acontecimientos qu’acabo de describir equí de forma mui resumida suponen, al marxe de que’l procesu quedara malográu pola vuelta aparente al statu quo de 1868, daqué digno de conmemoración. Pero nun ye asina. Nun conocemos nenguna iniciativa curiosa nin dende l’ámbitu académicu nin dende l’institucional o políticu pa recordar el periodu nel que definitivamente s’afitó la victoria de la revolución burguesa n’España y nel que, per un breve tiempu, l’español sería l’estáu más democráticu d’Europa. Ye normal que nun se celebrara muncho cuando se cumplió’l centenariu, porque en 1968 taba nel poder la dictadura franquista (y incluso asina tratóse enforma, anque fuera pa intentar demostrar les maldaes de la revolución y la I República), pero que dende 2018 nun se fale un ris d’ello da que pensar.

Ye hasta ciertu puntu normal que dende l’ámbitu institucional nun se faga muncho por recordalo: les revoluciones pa echar a los borbones nunca son un bon exemplu, y les repúbliques menos, y amás tenemos una casta política a la que-y da horror recordar tolo que seya anterior a 1977. Sicasí, ye más esmolecedor que dende l’ámbitu académicu se-y dea tan pocu relieve a esti aniversariu y, especialmente, dende la opinión republicana. Igual ye porque los republicanos, o bona parte d’ellos, tán tan enfotaos en recordanos la segunda República que nun son quien a alcordase de la primera. Tovía tamos a tiempu. El 11 de febreru de 2023 cumpliránse 150 años de la proclamación de I República. ¿Serémos quien a falar d’ello o siguirémos enfotaos nel revival tricolor llamentándonos de la guerra perdida?

Pin It on Pinterest

Share This
X